Tratamientos Faciales

En los tratamientos faciales el principal protagonista es la piel o, mejor dicho, la epidermis de las personas que siguen dichos tratamientos en el instituto de belleza. Cuando la piel está sana y fuerte, su cuidado no ofrece dificultad alguna, siempre que se tomen las precauciones normales; pero con frecuencia la piel es delicada, tiene alguna afección, está castigada por el uso abusivo de cosméticos inadecuados, etc., por lo que en estos casos exige un cuidado especial.

Ventajas de los Tratamientos Faciales:

  1. Efecto tensor: Al aplicarse húmedas y al volatilizarse el solvente que contiene se seca en la piel provocando una tensión de tipo físico y una oclusión. Sus acciones son el aumento de la nutrición celular y la aceleración sanguínea que conlleva un aumento de oxígeno.
  2. Efecto lifting reafirmante: La tensión que provoca tensa y reafirma los tejidos.
  3. Acción de higiene
  4. Acción purificante: Al estimular la eliminación de las secreciones se produce un vaciamiento del canal folicular.
  5. Hidratante: La aplicación de la mascarilla ablanda el estrato córneo y ayuda a que la piel retenga su propia humedad, proporcionándole una barrera de protección, alisando y difuminando las arrugas y líneas de expresión.
  6. Estimulante: Cuando se retira la mascarilla se produce una estimulación de los vasos capilares superficiales que son los encargados de llevar los elementos nutritivos que necesitan los tejidos.
  7. Aclarante: Debido a la presencia de caolín que absorbe el exceso de melanina en el estrato córneo para no marcar las manchas pigmentarias.
  8. Renovador celular: Al eliminar las células muertas de la capa córnea se activa y acelera la renovación celular.

Actualmente no hay contenido clasificado con este término.